Covid-19

COVID-19, una epidemia de desinformación

La salud en todo el mundo se encuentra en un riesgo total. Es natural que enfrentarse a cualquier situación que la amenace, incite un profundo miedo e incertidumbre. Encontrar una forma de luchar o huir del peligro, resulta difícil cuando este es algo nunca antes visto por la humanidad. El virus SARS-CoV-2 ha tomado al mundo entero por sorpresa; día a día se intentan descubrir nuevos datos sobre el mismo y la enfermedad que produce (COVID-19).

 

Según la Organización Mundial para la Salud -OMS-, además de vivir una pandemia, nos encontramos frente a una infodemia. Es decir, una plétora de información entre la cual es difícil discernir lo confiable de lo ficticio. Gracias a la internet, esta última se esparce más rápido que el mismísimo agente infeccioso.  Las noticias falsas llegan a tener un impacto social enorme que puede poner en riesgo la salud física y mental de la población. Distintas organizaciones se encuentran en una lucha por desmentirlas: información que se extiende desde métodos de prevención hasta tratamientos sin ninguna base científica sólida.

 

Entre la sobreabundancia de información, datos reales como los números de casos y muertes en diversos lugares, generan ansiedad innecesaria sobre la población. Los noticieros y periódicos abarcan el mismo tema todos los días hasta el punto de que es desesperante para muchos. Cada día los casos aumentan, haciendo pensar a las personas que el virus está cada vez más cerca a ellas y sus seres queridos. Ver las cifras de mortalidad ascender exponencialmente convierte al COVID-19 en una sentencia de muerte más que una enfermedad a los ojos de muchos. Si bien, el virus es muy contagioso y especialmente mortal para ciertos grupos de riesgo, tomar las debidas precauciones oficiales como el uso de mascarilla, distanciamiento social e higiene, debería ser suficiente para crear cierta sensación de seguridad y protección. Sin embargo, la mayoría no se conforma con esto:

Mientras que los investigadores están estudiando muchas vacunas y varios tratamientos para la COVID-19, todavía ninguna vacuna ni ningún tratamiento ha pasado por todas las pruebas que aseguren su seguridad o eficacia. Cualquier declaración que un medicamento, un suplemento de hierbas, u otra sustancia puede prevenir la infección con el virus que causa la COVID-19 o curar la COVID-19 es falsa. De la misma manera, continúa circulando información errónea sobre maneras de tratar la COVID-19. (Mayo Clinic, 2020)

Entre dicha desinformación se encuentra algo inofensivo como suplementarse con vitamina C y otros suplementos alimenticios. Este tipo de medidas se vuelven peligrosas cuando la población hace caso omiso a las medidas preventivas que realmente están probadas científicamente y se sienten inmune a la infección. Asimismo, el uso de medicamentos siendo probados en ensayos clínicos sin recomendación o supervisión médica los tornan más vulnerables.

 

Una de las noticias falsas más frustrantes desde el punto de vista científico fue la siguiente recomendación: la COVID-19 es inmune a los organismos con un PH mayor de 5.5. Se resaltó la necesidad de consumir alimentos alcalinos que ayuden a subir el nivel de pH para contrarrestar el virus. La sangre posee un valor de pH mucho más elevado que el mencionado, pues se ubica cerca de la neutralidad y es levemente básica con un pH de entre 7.35 y 7.45. Además, se mantiene en este estrecho rango regulado por diferentes sistemas del organismo de forma muy estricta, de manera que si consumimos algún alimento que provoque algún cambio, los sistemas de alarma y autorregulación del cuerpo se disparan, regresándonos a un estado de homeostasis muy rápida.  

 

También, la mayoría de los alimentos “alcalinos” que recomiendan consumir son ácidos, algo que llama la atención de quienes poseen conocimientos de química. Incluso se atribuyen cifras que están por fuera de la escala de pH. Aún así, esto genera pánico en muchos inclusive a la hora de escoger sus alimentos. La clínica Mayo recomienda solo poner atención a páginas de internet y recomendaciones oficiales, no a testimonios que no han sido probados.

 

En esta época es esencial mantenerse informado para protegernos. Sin embargo, la sobreabundancia de información podría suponer más riesgos que beneficios. Guardar la calma lo más posible ante la situación es de vital importancia, al igual que tomar todas las noticias con el mayor escepticismo posible. El virus no es una sentencia de muerte para todos, y tomar medidas que prometen prevenir o tratarlo no solo podría ser inútil, sino agravante. Al final del día, las recomendaciones dadas desde el inicio por la OMS y otras entidades confiables son suficientes para reducir el riesgo de contagio y muerte. Entre toda esta situación, caer en pánico es lo último que debemos hacer; como siempre, la humanidad saldrá adelante.

 

Referencias:

  1. La ONU contra la desinformación sobre el COVID-19 y los ataques cibernéticos | Naciones Unidas (2020). Recuperado de https://www.un.org/es/coronavirus/articles/onu-contra-desinformacion-covid-19-ataques-ciberneticos.
  2. Cómo desacreditar los mitos sobre COVID-19 (coronavirus). Mayo Clinic. (2020). Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/coronavirus/in-depth/coronavirus-myths/art-20485720.
  3. Consumir alimentos alcalinos para subir el pH del cuerpo no tiene ninguna efectividad contra el COVID-19. AFP (2020). Recuperado de https://factual.afp.com/consumir-alimentos-alcalinos-para-subir-el-ph-del-cuerpo-no-tiene-ninguna-efectividad-contra-el.

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Más contenidos

Editorial
Cristian Galicia

Tres cosas que aprendimos sobre el cuidado de la piel

¿Cómo ha reaccionado tu piel al alcohol? Sofía Hernández, dermatóloga con Maestría en Tricología y Trasplante Capilar, conversó con nosotros sobre los cuidados de la piel que requiere el 2020 y la nueva normalidad.

Leer »

Escucha vivibene

Image of nice young smiling woman using smartphone and headphones

Todos los sábados por la noche, escucha un nuevo capítulo de nuestro podcast.